Góndola de Frío

Las cadenas y almacenes de venta minorista al público hoy deben aprovechar cada interacción con los consumidores para intentar sumar ventas. Los costos fijos acucian y es necesario incrementar la rotación de los artículos en las tiendas, particularmente en el sector de alimentos. Es por ello que ya desde hace un tiempo a la góndola de frío no se la ve como un mero recurso para garantizar que la cadena de refrigeración se mantenga como corresponde, cosa que por supuesto es prioridad número uno. Esta última función naturalmente debe cumplirse muy bien, pero además una góndola abierta de frío en la actualidad tiene que aportar otra clase de valor agregado en los locales minoristas (ya sea en las cadenas o almacenes barriales): nos referimos naturalmente a la dimensión publicitaria o de marketing, a partir de la cual estas particulares exhibidoras que son las heladeras góndola de frío abiertas también deben aportar su granito de arena para estimular la venta de los productos, mediante estímulos comunicacionales y de presentación.

Esta doble misión de cada góndola hace que no solo se deba prestar atención entonces a los temas funcionales –que naturalmente son innegociables-, sino que también deba pensarse en la estética, el formato, las dimensiones, el revestimiento y otros factores relacionados con el aspecto externo de la góndola con frío y con el modo en que se presentará cada producto frente a los consumidores que pasan cada día y a cada hora por los pasillos del local en cuestión.

Hay otro dato singular que tiene que ver con los tiempos que nos toca vivir, y es que las góndolas refrigeradas son elementos que ya no se ubican solamente en los supermercados o en los almacenes de barrio.

En efecto, una góndola refrigerada hoy ha trascendido tales ubicaciones iniciales, y hoy se la puede ver en otra clase de entornos; por ejemplo en espacios corporativos –en el sector cocina de las empresas, o al lado de las máquinas de café-; en diferentes lugares de alto tránsito cotidiano –como shoppings, terminales troncales de ómnibus, aeropuertos, etc.-. Por ello hoy contar con una fábrica de góndolas refrigeradas que conozca bien al público consumidor argentino y sus hábitos a la hora de comprar productos alimenticios, es un dato interesante, ya que una góndola de frío bien diseñada, adecuadamente personalizada y revestida, y también correctamente ubicada, puede hacer un mundo de diferencias a la hora de sumar ventas en locales minoristas.

Góndola de Frío para Verduras

Naturalmente lo primero que viene a la mente cuando toca pensar en heladeras tipo góndola de frío abierta es una exhibidora que mantenga bien refrigerados a los fiambres, quesos, productos lácteos, carnes, pastas frescas, tortas, comidas preparadas, postres y demás. Pero también conviene disponer de una buena góndola de frío para verduras que ayuden a mantener correctamente durante más días estos alimentos frescos, y también a mostrarlos de manera más atractiva ante los clientes.

Al comprar una buena góndola de frío como las que fabricamos localmente en Mobili.Frío usted estará adquiriendo productos con mucha ingeniería detrás. Ingeniería en refrigeración, e ingeniería en marketing y ventas. Como fábrica de góndolas de frío en Mobili tenemos líneas distintas de exhibidoras, orientadas algunas de ellas a lácteos, fiambres y carnes, otras a verduras y frutas, otras a bebidas, y otro grupo a tortas y postres, por ejemplo. Hay modelos en los que toca también exhibir de manera combinada diferentes categorías de artículos alimenticios. En líneas generales podemos decir que los nuestros son desarrollos modernos con gran poder de exhibición que suman atractivo y ventas en entornos de venta por menor. Todos vienen con cortinas de protección autoenrollables para horarios nocturnos. Y como buenas góndolas refrigeradas cuentan con todos los avances para el control de temperatura, la correcta aislación y la adecuada iluminación.

Venta de Góndola de Frío en Argentina

El precio de venta de los distintos modelos de góndola de frío de Mobili puede considerarse muy razonables sin tenemos en cuenta que nosotros no somos una mera fábrica de góndolas refrigeradas sino que hacemos verdaderos muebles expositores, tanto para alimentos secos como para aquellos que necesitan refrigeración, y llenos de condimentos de marketing y publicidad. A tal fin en nuestro staff tenemos gente especializada en innovación en la industria alimenticia, con fuerte foco en lo comunicacional.

De tal suerte, cada góndola de frío de Mobili que se coloca en un punto de venta minorista en Capital Federal o en Buenos Aires ayuda a mejorar los indicadores de venta haciendo que los artículos se vean francamente irresistibles.

Cada góndola de frío que elaboramos se ofrece a la venta con todos los recursos de iluminación necesarios, bandejas para productos lácteos, controles para manejo de temperatura, tablero de encendido / control, cómodos estantes y demás.

Si quiere sumar ventas, agregue una góndola abierta de frío de Mobili. ¡Notará de inmediato cómo los clientes se detienen frente a nuestras exhibidoras a admirar los productos y comprar!.

   

Mobili . FRIO . © 2013